Apunta a fortalecer la vida cotidiana de los jóvenes proveyendo la transmisión de una cultura Cristo-céntrica, que le aporte buenos valores y principios para desarrollarse en la vida.

La vida sin Dios es muy diferente a vivir el reino de Dios y su justicia. Pasamos de una vida de fracasos y frustraciones a una vida de justicia, gozo y paz. Pero esto demanda una nueva vida en cada uno.

Este equipo nuclea todos aquellos jóvenes que tengan el llamado y la vocación de transmitir conocimientos, guiar y enseñar a los pares jóvenes.

Guardar